Miles de aves viven entre la tierra y el mar, en el seno de uno de los deltas más grandes de toda la mediterránea, dunas, salinas y la autentica cultura del arroz no dejan indiferente.

Con una extensión de 330 km2, el delta del Ebro se presenta como el tercer delta más extenso de toda el Mediterráneo. Verdadera transición entre el cielo, la tierra y el mar, des del punto de vista ecológico, el delta tiene una importancia destacable, por lo que se incluyó en marzo de 1993 en la lista RAMSAR, como una de las zonas húmedas con importancia internacional. Algunos de sus espacios son ZEPAS, zona de especial protección para las aves, protegidas por la directiva de aves europeas o por el mismo Parque natural del Delta del Ebro.

Marjales, playas de dunas, salinas, lagunas, arrozales: un autentico mosaico que origina una biodiversidad única. Los canales y los arrozales constituyen el 65% del vasto terreno (el punto más alto del delta se encuentra a 5m por encima del nivel del mar). Las extensiones de cultivo están ligadas a los ciclos anuales del agua: inundar los campos de arroz con agua dulce a principios de abril y sobre el mes de setiembre, a través del sistema de canales, secar de nuevo los cultivos. Esta alternancia en los campos favorece la proliferación de animales invertebrados, que tienen una función  muy importante para la alimentación de diversas aves de todo tipo: la avifauna de la zona está representada por más de 330 especies.

 

 

En otoño y invierno, el delta puede albergar un gran número de aves tanto migrantes del sud como invernantes (el delta acoge el 10% de las aves invernantes de toda la península ibérica). Muchas especies están presentes durante todo el año: anátidas, limícolas, aves marinas…pero es cuando madura el arroz en primavera, que la nidificación de la aves hace del delta un sitio lleno de vida.

 

Visita el delta con nosotros! toda la información aquí!

Las estepas desérticas de Monegros albergan una gran biodiversidad europea en un inmenso paisaje africano. Des de la pequeña alondra ricotí a la gran avutarda, pasando por las aves africanas que escogen este desierto para nidificar, Monegros es un sitio magnifico para la observación de fauna esteparia.

Con más de 276.000 hectáreas, los Monegros son la estepa desértica más grande de toda Europa, uno de los lugares donde se puede encontrar una de las cantidades de especies más elevada de todo el continente, más de 5.400  diferentes. Un gran número de estas son endémicas de la zona e incluso cada año nuevas especies son descubiertas. La falta de agua y las altas temperaturas son los principales factores a los que se tienen que adaptar para sobrevivir, una fauna y una vegetación únicas en el continente. Es por esta razón que los Monegros son conocidos como el “África de Europa”.

Sin embargo, sus impresionantes paisajes son en gran parte fruto de la acción humana a lo largo de miles de años. Íberos, Romanos, Visigodos y Árabes, son las civilizaciones que han poblado y dejado su huella en estas tierras; numerosos yacimientos arqueológicos lo demuestran.

Con un  paisaje muy singular, compuesto por un mosaico de estepas desérticas, salinas, lagunas, barrancos, colinas y campos de trigo, los pocos árboles que podemos encontrar son unas sabinas, creando pequeños puntos de vida en medio de un autentico desierto.

El rio Ebro, que pasa por en medio del desierto no desaprovecha ni una gota de su preciado líquido: a través de sus grietas, distribuye el agua hacia las estepas desérticas, creando pequeñas charcas, oasis de agua fresca para ganado y fauna salvaje.  Sin embargo, la riqueza de aves en la región es excepcional: 308 especies de aves durante el año (Kees, Woutersen & Maarteen Platteeuw, 1998), y nidificantes 141 (J.L. Tella y D. Serrano, 1999).

Encontramos en los Monegros aves invernantes del norte de Europa, aves en reproducción, aves de paso entre Europa y África; pero sobretodo, los Monegros son el hábitat ideal para especies esteparias. Sin duda, Los Monegros son una región predilecta para gran diversidad de aves y un paraíso para ornitólogos. La presencia de 5 zonas ZEPA, le dan una destacable importancia.

Podemos destacar entre toda la fauna de la zona, el ave más grande del mundo capaz de volar, la avutarda, y la diminuta alondra ricotí, que tiene en los Monegros su único reducto europeo.

Conoce los monegros con uno de nuestros tours estrella:

Aves esteparicas

Dejamos atrás el jeep y nos adentramos en el bosque, un bosque centenario, en algunas partes salvaje y en otras aun se puede  ver el trabajo de los carboneros, que a principios del siglo pasado vivían de lo que les daba el bosque. Recogían lo que les daba el bosque y a la vez lo respetaban…cosas del pasado…Dejamos el sendero  y descendemos hacia un sitio especial. Aun queda nieve, la noche será fría. Entre la vegetación encontramos los escondites, totalmente camuflados e instalados desde hace semanas, parecen un arbusto más. Es la hora de entrar dentro de ellos, ya no saldremos hasta mañana al mediodía. Cuesta conciliar el sueño, los nervios se apoderan de uno. Son las 5 de la mañana y se rompe el silencio, un raro ruido nos despierta. El rey del bosque acude a su cita. Generación tras generación se repite el mismo ritual en el mismo sitio. Momentos únicos, a disfrutarlos.

Toda la información sobre esta experiencia única en:

Grand Tetras Experiencia

La zona del Pallars es la frontera que marca el comienzo de la cimas más elevadas del pirineo, (3000m). Un lugar donde solo habitan las especies que sobreviven a las condiciones más adversas, en las alturas: prados alpinos, un mundo de rocas y nieves eternas. Un poco más al sud, encontramos el pre-pirineo, con menos altitud, es una región más  seca i soleada, en Catalunya, donde un clima privilegiado recuerda su influencia mediterránea.

Con PIRENALIA, podréis disfrutar de uno de los momentos únicos de la alta montaña: las carroñadas de buitres. Pirenalia trabaja con uno de los mejores sitios de Europa para observar y fotografiar las aves carroñeras del pirineo. Localizados en un maravilloso enclave del pre pirineo,  podremos ver y observar a la vez, las 4 carroñeras de europeas: alimoche, buitre leonado, buitre negro y quebrantahuesos. Todas ellas en números excepcionales (hasta 14 quebrantahuesos hemos observado juntos en el suelo, y más de la mitad de la población de buitre negro del pirineo comiendo a la vez).
Te lo vas a perder?

Especial fotografia: aves miticas del pirineo

Es muy difícil y costoso hacer un recuento de una especie tan rara y discreta en un territorio tan vasto y montañoso como son los Pirineos: Razón por la cual, además de las observaciones directas (individuos, rastros de paso o excrementos), se introdujeron técnicas de recuento indirectas. Las más utilizados son:

  • Toma de huellas: se realiza un molde de yeso sobre la huella marcada de un oso sobre el terreno y se comparan con las huellas digitales, así se puede identificar al individuo.
  • El foto trampeo: Los osos son cebados con varios productos,  carne, pescado, melaza, anís.. dentro del campo de visión de una cámara. Cuando el oso entra en este zona atraído por el olor de la comida, activa un sensor de presencia que actúa como obturador de la cámara.
  • Captura de pelo: pequeños dispositivos diseñados para retener pelos. Estas trampas con varias formas, están colocadas en árboles situados en puntos estratégicos  de paso de oso. Muy a menudo se les coloca algo de cebo para que el animal se acerque al olerlo y se rasque la espalda en el árbol dejando así muestras de pelo. Funciona! en el video se puede observar! Una vez recogidas las muestras se llevan al laboratorio donde se puede identificar al individuo y mostrar su árbol genealógico.

Actualmente se estima que la población de osos en el pirineo es de unos 30 ejemplares.

Para saber mas:

http://www.buvettedesalpages.be/effectifs-population-ours-des-pyrenees.html
http://ours.des.pyrenees.pagesperso-orange.fr/Pyros.html
http://www.paysdelours.com/fr/ours/ours-pyrenees

Los osos cántabricos, como indica su nombre, están localizados en la Cordillera Cantábrica, situada en el norte de España; esta abarca las comunidades de Castilla y León, Cantabria y Asturias.

Después de pasar un situación muy crítica a finales de los 90, la población del oso cantábrico se ha visto mejorada en los últimos años, en gran parte gracias a la voluntad y el duro trabajo del equipo de gente que forma la FOP (Fundación Oso Pardo).

Los prehistóricos cazaron la cabra montesa Capra pyrenaica en la casi totalidad de la península ibérica: los yacimientos paleontológicos lo demuestran. Una subespecie Capra pirenaica lusitánica se extinguió en el siglo XIX. En 1999, con la muerte de los dos últimos ejemplares de la subespecie Capra pyrenaica pyrenaica en el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido,